Demandan aborto legal, seguro y gratuito


Con el tradicional pañuelo verde que fue utilizado por primera vez en los movimientos feministas de Argentina, integrantes de diversos colectivos protestaron

Monterrey.- Alrededor de 300 personas, la gran mayoría mujeres, se unieron en un solo grito: “aborto legal, seguro y gratuito”, el cual fue replicado en varios Estados del país en un evento denominado “Pañuelazo”.

Con el tradicional pañuelo verde que fue utilizado por primera vez en los movimientos feministas de Argentina, integrantes de diversos colectivos asistieron a la explanada del Colegio Civil para expresar su apoyo al aborto legal por medio de cantos, pancartas y discursos.

La cita fue a las 19:00 horas en Juárez y Washington, en el centro de Monterrey, un sitio que ha sido utilizado en otras manifestaciones de la “marea verde” como es conocido este movimiento.

Estudiantes, trabajadoras,  activistas y madres de familia junto a sus parejas e hijos, llegaron para formar parte de un movimiento que ha tomado fuerza pero que también tiene sus opositores, principalmente organizaciones profamilia y religiosas.

Adaptando la famosa canción de Queen “We Will Rock You” publicada en 1977, las mujeres cantaron “No queremos machos que nos asesinen ni legisladores que nos victimicen, vamos a exigir nuestros derechos sobre nuestros cuerpos”.

Una de las organizadoras del “Pañuelazo”, quien prefirió conservar el anonimato, indicó en entrevista para ABC Noticias que la convocatoria cumplió sus expectativas y que cada vez más se suman más colectivos al movimiento.

“Las mujeres de Nuevo León también están luchando por el aborto legal y el derecho a decidir. A partir de los que pasó en Argentina los movimientos se levantaron y reúnen a más personas.

“Esto no es un tema de religión, ni nada de eso, más bien es un tema de salud pública y de derechos, vamos a seguir con este movimiento no nos vamos a rendir”, dijo la joven que portaba el clásico pañuelo verde.

En un poco más de una hora las banderas se ondearon, los tambores retumbaron y las voces de las mujeres fueron escuchadas por cientos de personas que pasaban por la explanada.


Comentarios