'Estaba asustado, pero que ganaba con llorar'


Monterrey.- Lo que se suponía sería el día más feliz de la vida de Ignacio Becerra de 17 años  y de María Ramírez de 19, se convirtió en el más angustiante tras el robo de su bebé de tan solo tres días de nacido.

Fue el sábado a las 9:45 de la mañana que una mujer que ha sido identificada como Katia Juliana de 27 años de edad, ingresó a la habitación 205 del hospital Centra en Guadalupe, les dijo que el nosocomio les regalaría una foto de su bebé, ambos accedieron y esta aprovechó para huir con él.

A los pocos minutos se emitió la alerta Amber que se difundió de manera rápida en redes sociales y medios de comunicación.

"Estaba asustado pero que ganaba con llorar, hicimos lo que las autoridades nos dijeron, gracias a que en redes sociales se compartió el reporte y que los policías de Guadalupe actuaron rápido podemos tener aquí a mi bebé.

"La mujer nos dijo que le tomaría una foto, estaba vestida de enfermera y se lo llevó cargado, en eso me nos dimos cuenta que se lo llevó y no en el cunero y me fui detrás de ella pero no la alcancé, entonces comenzamos a ver las cámaras de seguridad y a buscarlo por todas partes", expresó Becerra.

Dos horas después, el pequeño Dorlan Alejandro fue localizado en buen estado de salud y Katia fue detenida y puesta a disposición del Ministerio Público. 

Los jóvenes padres tenían que acudir al Ministerio Público con el certificado de nacido vivo para poder tener al bebé de vuelta, pero el hospital no quería dárselos hasta que pagaran el total del adeudo del costo de la cesárea.

 Y aunque sí se los entregaron, demandarán al hospital por negligencia ante la nula seguridad y falta de protocolos que existieron durante el robo del menor.

También exigieron que se castigue con todo el peso de la ley a la mujer que sustrajo al pequeño del hospital.

"Le vamos a dar para adelante esto no puede quedarse así, vamos a demandar al hospital porque no es justo, ahorita mi hijo está con nosotros, pero ¿qué tal si no?, queremos que cierren el hospital,  para que no le pase a nadie más lo que nos pasó a nosotros. A la mujer ¿qué le decimos?, que nada de lo que hizo se justifica, queremos que no se quede así, no queremos que a nadie le pase esto", relató la madre del bebé.

Dorlan mide 50 centímetros y pesa 3 kilos 300 gramos, su mamá es apasionada del equipo de futbol  Rayados por lo que decidió ponerle así a su hijo, en honor al jugador Dorlan Pabón.

Afortunadamente ya se encuentra junto a sus padres y abuelos en su domicilio ubicado en la calle Bosques de los Laureles, en el municipio de Juárez, cerca de la carretera San Mateo.


Comentarios